Matrimonio vs. pareja de hecho

El 15 de marzo de 2017 nuestra Socia Fundadora, Isabel Núñez, firma en el medio jurídico El Derecho un artículo (“Matrimonio vs. pareja de hecho”) en el que repasa y arroja luz sobre el panorama actual español respecto a los distintos tipos de realidad familiar. Y es que cada vez son más las parejas que prefieren ser parejas de hecho a optar por el matrimonio tradicional. A continuación, aparecen algunos de los puntos más destacados del artículo de nuestra Socia Fundadora:
 
 
-El texto de Isabel comienza observando que la realidad familiar en nuestro país “está cambiando”: “En la última Encuesta Continua de Hogares, de 2015, publicada por el INE en abril de 2016, las parejas de hecho alcanzaban el 14,5% del total de uniones registradas, con un aumento del 1,6% respecto a la anterior encuesta”.
 
-“El matrimonio sigue ocupando el puesto de opción imperante; sin embargo, las uniones estables de pareja van teniendo más fuerza”.
 
-Nuestra Socia Fundadora explica que matrimonio y unión de hecho son instituciones distintas, “que dan respuesta a elecciones individuales”. Nuestra Responsable del Departamento de Derecho Civil y Experta en Derecho de Familia para ciudadanos nacionales y extranjeros añade que este tipo de uniones se guían “por normativas autonómicas distintas entre sí”.
 
-Un asunto relevante que interesa mucho a este tipo de parejas cada vez más popular es que el Código Civil establece cómo las relaciones económicas entre los miembros de la unión se rigen “por el principio de la autonomía de la voluntad”.
 
-“Comentario aparte”, puede leerse en el artículo, “merece el mundo de la adopción”. Porque, en teoría, no implica mayor dificultad a la hora de realizar los trámites el estar casados o ser pareja de hecho; no obstante, en el momento de la verdad estos trámites burocráticos “suelen ser más lentos” para los que eligen las uniones estables de pareja.
 
-Donde hay más diferencias respecto al matrimonio, concluye nuestra Socia Fundadora, es en el caso de sucesión mortis causa y en cuestiones relacionadas con el Impuesto sobre la Renta. Por lo que respecta a la sucesión, “muchas normativas autonómicas no regulan todavía los efectos automáticos de la muerte de uno de los miembros de la pareja”. Para el Impuesto de la Renta de las Personas Físicas, las parejas de hecho “no pueden hacer declaración conjunta”, modalidad que habitualmente suele ser la más beneficiosa.
 
 
Si quieres leer íntegro el artículo en El Derecho de nuestra Socia Fundadora, Isabel Núñez, pulsa aquí.