¿Pueden los abuelos disponer de un régimen de visitas con sus nietos?

Cuando se habla de divorcios se dirige habitualmente una amplia atención a las medidas relativas a las relaciones paternofiliales, es decir, entre padres e hijos, pero en un contexto de ruptura familiar, resulta imprescindible asimismo para los abogados especialistas en derecho de familia tener en cuenta el papel de los abuelos. ¿Cómo pueden ver garantizado, en caso de conflicto, que tengan la oportunidad de pasar tiempo con sus nietos?

El Código Civil español (aplicable en aquellas comunidades donde no existe una regulación autonómica específica) establece la posibilidad de que los jueces determinen “el derecho de comunicación y visita de los nietos con los abuelos”, algo que deberá hacerse “previa audiencia de los padres con los abuelos, que deberán prestar su consentimiento”.  Es, por ello, que puede decirse que puede determinarse que, en España, se abre la puerta a la introducción de un régimen de visitas entre los abuelos y sus nietos, del mismo modo que se regulan las visitas paternofiliales.

Con este marco legal, se han emitido en nuestro país diversas sentencias que establecen un régimen de visitas a favor de los abuelos de naturaleza similar a las de los padres, aunque también otras que lo deniegan. El propio Tribunal Supremo ha fallado en uno y otro sentido, según la casuística. En definitiva, a diferencia de lo que sucede con los progenitores, que ven fijado un régimen de visitas como parte imprescindible de cualquier divorcio amistoso o contencioso, los abuelos pueden verse obligados a litigar si desean obtenerlo, y la resolución judicial dependerá de la valoración del juez sobre el interés del menor y los vínculos afectivos existentes en cada caso específico. Pero lo que no se puede negar es que, hoy por hoy, nuestra legislación ha reforzado el papel de los abuelos en la familia respecto a sus nietos.  En el propio articulado del citado Código se detalla que no se puede “impedir sin justa causa las relaciones personales del menor con sus hermanos, abuelos y otros parientes y allegados”, especificando además la obligación de facilitar estos contactos sin infringir cualquier medida de suspensión o restricción de la relación con alguno de los progenitores.

Para hacer frente a la complejidad de estas situaciones, lo ideal es acudir a abogados especialistas en derecho de familia que conozcan en profundidad el marco jurídico relativo a este tipo de casos. En ICN LEGAL estamos preparados para asesorarle de forma cualificada y personalizada si está viendo dificultada o amenazada su relación con sus nietos.

931 596 272