¿En qué consiste el acuerdo de Schengen?

Seguro que alguna vez, al preparar un viaje a otro país europeo, se ha encontrado con alguna referencia al acuerdo de Schengen, o de forma más concreta a lo que se conoce como espacio o área Schengen, formada por los países adheridos al acuerdo. Es un concepto ciertamente conocido, pero cuyas implicaciones a menudo no se tienen claras del todo, y juega un papel en problemáticas de actualidad como la sustracción internacional de menores, por lo que resulta interesante entenderlo con precisión.

El objetivo de este documento, firmado originalmente en 1985, fue el de eliminar progresivamente los controles fronterizos entre los países firmantes, junto con otras provisiones como la coordinación de políticas de visado y la mayor facilidad de movimiento para los residentes en zonas cercanas a las fronteras. De este modo, cuando hoy hablamos de área Schengen nos referimos al territorio que conforman aquellos Estados europeos que han eliminado los controles en las fronteras que comparten entre sí. Quien tenga permiso para residir o permanecer en uno de estos países tiene la oportunidad de cruzar libremente a cualquier otro de ellos.

El establecimiento de este acuerdo está estrechamente vinculado con la libertad de movimiento de las personas en la Unión Europea (UE), dado que fue concebido para reforzar este derecho. A veces se confunden entre sí, pero se trata de provisiones diferentes y sus ámbitos de aplicación no coinciden al cien por cien.

Originalmente el acuerdo se firmó de forma independiente de la UE, y aunque ésta la incorporó a su ordenamiento legal en 1999, no todos los Estados miembros forman parte del área Schengen: al Reino Unido e Irlanda se les permitió permanecer fuera, mientras que Chipre, Bulgaria, Rumanía y Croacia aún no reúnen las condiciones para implementar el acuerdo. Por el contrario, también existen Estados no miembros de la UE que se han incorporado a Schengen: Islandia, Noruega, Liechtenstein y Suiza.

Si mencionábamos la sustracción internacional de menores como ejemplo de los retos que presenta el mantenimiento de este acuerdo, en los últimos años las crisis migratorias y las amenazas terroristas han planteado amplios debates al respecto. Varios países han hecho uso de las cláusulas que les permiten reinstaurar los controles fronterizos de manera temporal, con distintos plazos previstos según las circunstancias. Cabe mencionar que en materia de seguridad existe una importante herramienta a disposición de los países firmantes: el Sistema de Información de Schengen, que facilita una acción coordinada entre las distintas fuerzas de seguridad nacionales.

Siempre puede ponerse en contacto con ICN LEGAL para asesorarse acerca de las implicaciones del acuerdo de Schengen o tramitar la obtención de los visados que permiten el acceso a dicha área.

931 596 272