El derecho de visitas a los hijos para padres divorciados que residen en países diferentes

Los casos de divorcio entre español y extranjero en España pueden plantear una serie de complicaciones particulares: se suman los conflictos frecuentes en la disolución del matrimonio con el reto añadido de la dimensión internacional y las largas distancias. ¿Qué sucede cuando dos antiguos cónyuges con hijos en común residen en países diferentes? ¿Existen mecanismos o garantías para asegurar que los progenitores puedan visitar a sus hijos y pasar las vacaciones con ellos?
 
Lo primero que es necesario tener en cuenta es que en la legislación española no hay por el momento normas que prevean la circunstancia específica de lejanía o residencia en Estados diferentes. Así, cabe remitirse a la doctrina del Tribunal Supremo para conocer la jurisprudencia existente a la hora de regular la aplicación del derecho de visitas –artículo 94 del Código Civil– en los casos en los que un progenitor vive en un país extranjero.
 
En líneas generales, las sentencias del Supremo inciden en buscar soluciones ajustadas a las circunstancias específicas –entre otras, disponibilidad, recursos económicos y distancias a salvar– que concurran en cada caso, a fin de asignar la responsabilidad sobre los gastos y los desplazamientos que resulten necesarios para hacer efectivo el derecho de visitas sin dejar de velar por los principios de interés del menor y de reparto equitativo de las cargas.
 
En este sentido, una de las sentencias más interesantes es la reciente 301/2017. Se trata de la primera ocasión en la que el Supremo otorga explícitamente al progenitor que vive en el extranjero, en este caso el padre, la potestad de elegir si la visita se lleva a cabo en su país actual de residencia (Estados Unidos) o en España.
 
Otro dato interesante es que se concede la autorización judicial a que la niña realice el viaje en avión por sí sola, utilizando los servicios de asistencia que ofrecen las aerolíneas. Además, atendiendo a las particularidades de este desplazamiento, amplía el periodo de visita hasta un mes y tres semanas en verano.
 
Desde ICN LEGAL permanecemos atentos a la actualidad jurídica relacionada con los casos de divorcio entre español y extranjero en España. Si tiene problemas para acordar un régimen de visitas justo, estamos preparados para asesorarle acerca de su situación a partir del imprescindible análisis de las circunstancias concretas que le afecten.

 

931 596 272