¿Deben los niños declarar ante el juez en un proceso de divorcio?

En el marco de un proceso de divorcio con niños, la protección de éstos y las posibles repercusiones que les pueda originar la situación suelen ser, como es lógico, la preocupación más habitual para todas las partes. Por eso, a los abogados especialistas en derecho de familia se nos consulta frecuentemente sobre el aspecto de la declaración ante el juez por parte de los menores y hasta qué punto ésta es obligatoria o inevitable. 

Las pruebas en las que los niños hablan con los jueces se conocen como exploraciones de menores y su regulación está sujeta a distintas leyes. Un aspecto fundamental a tener en cuenta es que esta regulación se articula hoy día desde el punto de vista del derecho del menor a ser escuchado, de acuerdo con lo establecido en el artículo 92 del Código Civil. De esta manera, se le debe informar de forma adecuada acerca de la posibilidad de ofrecer su punto de vista en aquello que afecte a su custodia, cuidado y educación.

No obstante, cabe tener en cuenta que en la Ley de Enjuiciamiento Civil se marca una línea divisoria en los 12 años. A partir de esta edad, es obligatoria la prueba siempre que lo estime necesario el juez -prácticamente siempre en los divorcios contenciosos, pero de forma más bien excepcional en los de mutuo acuerdo- o cuando lo soliciten el equipo técnico judicial, el fiscal o el propio menor, mientras que en edades inferiores solo se realiza cuando se considere que el niño posee “suficiente juicio”.

Desde ICN LEGAL recordamos que este tipo de vistas con el juez se realizan bajo unas condiciones especiales para tratar de que resulten más llevaderas para los niños. Así, se llevan a cabo a puerta cerrada, generalmente sin presencia de los padres. El juez emplea un estilo amable y cercano, tratando de evitar un formato interrogatorio, procurando no trasladar presión al niño y animarlo a expresarse con naturalidad. A menudo prescinde de la toga. Además, estas sesiones no son grabadas, sino que se realiza únicamente una breve acta por escrito.

Por otra parte, el propio juez puede solicitar la emisión de informes por parte de profesionales especializados como psicólogos o psicopedagogos si lo estima necesario para comprender mejor la situación y la forma de sentir del menor. Puede tratarse tanto de los especialistas que hubieran tratado previamente al niño, si los hubiese, o en caso contrario de profesionales designados para realizar una evaluación específica.

931 596 272