¿Hay derecho a pensión compensatoria cuando se disuelve la pareja de hecho en Cataluña?

Nuestro Socio, Luis Ramírez, firma para el medio El Jurista un artículo en el que, a partir del panorama actual, en el que cada vez aumenta más el número parejas de hecho al tiempo que disminuye el de matrimonios, busca responder a la siguiente pregunta: cuando se produce en Cataluña la disolución de una unión estable de pareja, ¿tiene derecho el miembro menos favorecido a reclamar una pensión compensatoria?
 
A continuación, aparecen destacados varios de los puntos fundamentales del artículo de nuestro Socio:
 
- Comienza su artículo nuestro Socio, Luis Ramírez, recordando el modo en que los legisladores autonómicos (“Cataluña fue pionera en 1998”) han diluido casi en su totalidad las diferencias entre la figura del matrimonio y la pareja de hecho al dotar a ambas uniones de similares derechos y obligaciones. Por tanto, siempre que en la unión se mantenga la constante convivencia, las diferencias entre matrimonio y pareja de hecho a día de hoy se limitan a ciertos aspectos fiscales (“la pareja de hecho no puede acogerse a la modalidad de tributación conjunta”) y laborales (“permiso retribuido por matrimonio”).

- No obstante, ¿qué sucede cuando acontece la crisis de pareja? “¿Los efectos que produce la disolución del matrimonio son los mismos que los que produce la disolución de una unión estable de pareja?”, se pregunta a continuación nuestro Socio, Luis Ramírez, quien centra la cuestión en la pregunta que da título a su artículo: “¿Tiene derecho el miembro menos favorecido de la pareja a reclamar una pensión compensatoria?”.

- De cara a aclarar este punto, nuestro Socio señala que para el Derecho civil catalán únicamente la disolución del matrimonio da derecho a reclamar una prestación compensatoria: “En Cataluña, la extinción de la pareja estable en vida de los convivientes solo da derecho a reclamar al otro una prestación alimentaria y/o una compensación por razón de trabajo”.

- “Así, el artículo 233-14.1 del Código civil de Cataluña (CCCat) permite al cónyuge cuya situación económica, como consecuencia de la ruptura de la convivencia, resulte más perjudicada reclamar una prestación compensatoria que no exceda del nivel de vida de que gozaba durante el matrimonio ni del que pueda mantener el cónyuge obligado al pago. Todo ello siempre teniendo en cuenta el derecho de alimentos de los hijos, que es prioritario”; explica en su artículo nuestro Socio, que indica que “basta, por tanto, acreditar un desequilibrio económico en el momento de la ruptura para reclamar esta prestación”.

- Concluye su artículo nuestro Socio, Luis Ramírez, haciendo hincapié en la importancia que tiene para los futuros miembros de una pareja el “conocer los diferentes efectos que tiene la crisis de pareja para un matrimonio y para una pareja de hecho”.
 
Si quieres leer íntegro el artículo para El Jurista de nuestro Socio, Luis Ramírez, pulsa aquí.
 

931 596 272