No solo el diablo viste de Prada: el “top manta” tras la reforma del Código Penal

El 9 de agosto de 2017, nuestro Socio, Luis Ramírez, firma para el medio especializado Legal Today, un artículo (“No solo el diablo viste de Prada: el ‘top manta’ tras la reforma del Código Penal”) en el que reflexiona sobre el popular fenómeno del “top manta”, como forma eficaz de distribuir falsificaciones a través de la venta callejera de artículos, una realidad contra la que el legislador se ha vuelto cada vez más estricto.
 
A continuación, aparecen destacados varios de los puntos fundamentales del artículo de nuestro Socio:
 
 
- En su artículo para Legal Today, nuestro Socio, Luis Ramírez, establece la diferencia entre falsificación e imitación: “En el primer caso hablamos de un delito; en el segundo, de una estrategia empresarial”.  
 
- Para obtener una definición de qué se considera “mercancía de marca de fábrica o de comercio falsificada”, nuestro Socio, Luis Ramírez, propone acudir al Acuerdo sobre los Aspectos de los Derechos de Propiedad Industrial relacionados con el Comercio (ADPIC); donde puede leerse, así lo afirma el artículo, que mercancía falsificada es “cualesquier mercancía, incluido su embalaje, que lleve puesta sin autorización una marca de fábrica o de comercio idéntica a la marca válidamente registrada…”.
 
- “El Código Penal de la democracia se hizo eco de esta definición en la Sección 2ª del Capítulo XI del Libro II (artículos 273 a 277), pero la respuesta del legislador al fenómeno del “top manta” ha sido mucho más reciente”, indica en su artículo nuestro Socio, Luis Ramírez; que añade: “Tras la reforma acometida por la LO 1/2015, de 30 de marzo, el artículo 274.3 castiga, también expresamente, la venta ambulante u ocasional de productos que usurpen los derechos de marca. Pero lo hace como un tipo privilegiado, permitiendo así sancionar al mantero […] con penas de prisión donde antes solo cabía multa o trabajos en beneficio de la comunidad”.
 
- Nuestro Socio, Luis Ramírez, concluye su artículo haciendo referencia al modo en el que se ha intensificado la intervención penal en los delitos contra la propiedad industrial. “Sin embargo”, puntualiza, “no está tan claro si el legislador ha logrado el efecto disuasorio que esperaba”, ya que los manteros siguen ofreciendo sus artículos falsos “incluso bajo la amenaza de prisión”.
 
 
Si quieres leer íntegro el artículo para Legal Today de nuestro Socio, Luis Ramírez, pulsa aquí.