¿Qué hago para dejar de estar en la propiedad que comparto con mi expareja?

Cuando una pareja da el paso de separarse o divorciarse teniendo propiedades en común, inmobiliarias o de otro tipo, ha de someterse a lo que en Derecho se conoce como “división de la cosa común” o “actio communi dividundo”. Como abogados especialistas en derecho de familia queremos dedicar este nuevo post del blog para explicar este concepto.

La división de la cosa común como vía posible tras el divorcio se encuentra prevista de forma expresa en la Ley de Enjuiciamiento Civil 1/2000. A grandes rasgos, el texto dice que, en procedimientos de separación, divorcio o nulidad, cualquiera de los cónyuges podrá ejercer simultáneamente la acción de división de la cosa común respecto de los bienes que tengan en comunidad ordinaria indivisa. En la LEC leemos además que “si hubiere diversos bienes en régimen de comunidad ordinaria indivisa y uno de los cónyuges lo solicitare, el tribunal puede considerarlos en conjunto a los efectos de formar lotes o adjudicarlos”.

Evitar duplicidad de procedimientos y reducir tiempo

Gracias a la reforma de la ley, la acción de división de cosa común se puede sumar al procedimiento de divorcio para evitar duplicidad de procedimientos y reducir tiempo. Es decir, junto a la demanda de divorcio se solicitará esta acción de división de cosa común. Después, el juez competente, cuando se pronuncie sobre un divorcio, deberá reconocer la extinción del condominio que los cónyuges tienen sobre la cosa a dividir, por ejemplo, la vivienda.

En ICN LEGAL, como abogados exjueces, insistimos en que cada vez es más frecuente solicitar esta acción de división de cosa común junto con la demanda de divorcio cuando la pareja se separa. Si necesita asesoramiento al respecto, no dude en contactar con nosotros.

931 596 272