¿En qué consiste la pensión compensatoria en un caso de divorcio?

Aunque ya abordamos el tema en posts anteriores, como abogados especialistas en derecho de familia sabemos que se trata de algo que sigue suscitando dudas y, por eso, queremos volver a insistir sobre esta cuestión. Nos referimos a la pensión compensatoria en un caso de divorcio.

Sabemos que se trata de uno de los temas más delicados que debe tratarse ante la disolución de un matrimonio. Nosotros queremos que tengas claro en qué consiste, cómo se calcula y demás cuestiones.

¿Qué se entiende por pensión compensatoria?

A grandes rasgos, estamos hablando de una prestación económica que uno de los cónyuges proporciona a otro tras el divorcio. Se llama compensatoria precisamente por eso, porque lo que hace es compensar una situación de desigualdad o desequilibrio entre ambos. El objetivo es que la parte con menos recursos económicos mantenga el nivel económico y el poder adquisitivo durante un tiempo. No es una garantía vitalicia, es por un tiempo limitado, y sólo puede obtenerse mediante una sentencia judicial firme. En ICN LEGAL, como abogados exjueces, te recordamos que en ningún caso tiene carácter retroactivo, es decir, no se empieza a cobrar desde el momento en el que se interpone la demanda, sino que debe haber sentencia, aunque ésta homologue un acuerdo aprobado por las partes.

¿Qué se tiene en cuenta para concederla?

El juez analiza primero la realidad del matrimonio para comprobar si se ha producido un desequilibrio económico que requiera compensación. Se valorarán cuestiones como la dedicación a la familia de la parte demandante y de su cónyuge. Sobre todo, si una de las partes se ha dedicado en exclusiva a las labores del hogar y a la crianza de los hijos. También se ha de tener en cuenta la duración del matrimonio, pudiéndose en algunos casos incluir los años de convivencia previa, si los hubiere.

Requisitos indispensables para su concesión

Es requisito sine qua non que haya existido matrimonio. También que se haya interpuesto una demanda de divorcio y la persona que crea tener derecho a dicha compensación ha de pedirla expresamente en su escrito de demanda.

Para determinar si hay una situación de inferioridad económica, el juez suele tener en cuenta primero la duración del matrimonio y la previa convivencia, si la hubo. Eso es así porque, por lo general, cuanto más tiempo haya durado, más riesgo existe de que se haya producido esta desigualdad y más fácil será que se conceda esa pensión compensatoria al cónyuge más desfavorecido tras el divorcio. Se atiende además a otras cuestiones como la edad del cónyuge que necesita ser compensado y su estado de salud pues es sabido que cuanto mayor es uno más complicado es acceder de nuevo al mercado laboral.

En ICN LEGAL, como abogados exjueces, también te recordamos que, si el cónyuge de mejor situación económica interpone la demanda de divorcio sin hacer oferta de pensión compensatoria, la misma puede pedirse todavía por la parte demandada a través de una demanda reconvencional.

931 596 272