Tienes derecho a que se te reconozca como padre

¿Qué pasa cuando a un hombre que sabe que es el padre de un niño o niña, la otra parte no le reconoce su paternidad? ¿Hay alguna vía legal a la que acudir? ¿Qué establece el Código Civil en estos casos? Como abogados especialistas en derecho de familia y exjueces queremos dar respuesta a estas cuestiones.

Lo primero que tenemos que hacer es aclarar el concepto de filiación. Es la relación jurídica que se establece entre padres e hijos y de la que se derivan una serie de derechos y obligaciones. Puede ser una filiación por naturaleza o por adopción. En el primer caso puede ser matrimonial o extramatrimonial.

Las acciones de filiación son las que tienden, mediante sentencia, a imponer una relación paterno-filial o a destruirla. Pueden ser:

1. De reclamación: cuando pretenden la determinación de la filiación a favor de un progenitor (planteada por la madre, el padre, el hijo o la hija).

2. De impugnación: cuando se busca desvirtuar la filiación presunta, que corresponde al padre y al hijo, pudiendo ejercerse de forma independiente o conjunta.

En los casos que nos ocupan en este post, para que un hombre pueda reclamar sus derechos como padre y conseguir una declaración de filiación por parte de la madre hay que presentar una demanda de reconocimiento de paternidad extramatrimonial o demanda de filiación no matrimonial. A estas demandas hay que adjuntar la certificación de nacimiento expedida por el Registro Civil de la localidad correspondiente y las pruebas de la relación sentimental de la que haya nacido el hijo objeto de la demanda. Estos casos, se pueden aportar pruebas documentales como por ejemplo un contrato de arrendamiento que demuestre que las dos personas convivían en el mismo domicilio. En ICN LEGAL te recordamos que también se pueden aportar fotos y vídeos en los que se vea a las partes hacer vida en común o justificantes médicos que prueben que la parte demandante acudía a las revisiones ginecológicas efectuadas durante el embarazo. También se pueden incorporar a la demanda testigos que conocieran tanto a los progenitores como al entorno del menor.

En estos casos, el demandante ha de mostrar formalmente su conformidad a someterse a las pruebas biológicas sobre su paternidad.

La reclamación de filiación no matrimonial puede ser ejercitada por los presuntos hijos durante toda su vida. En cambio, si esta acción es ejercitada por los progenitores, el plazo para presentar la demanda es de un año a contar desde que se tenga conocimiento de los hechos, es decir, de la existencia del hijo o hija del que se reclama la paternidad extramatrimonial.

931 060 620