Régimen de visitas de los hijos menores en un caso internacional

Cuando una pareja adopta la decisión de divorciarse con hijos menores de por medio y uno de los cónyuges decide irse a vivir a otro país, el régimen de visitas se establece con arreglo a una serie de pautas especiales que, como abogados especialistas en derecho de familia, queremos comentar.

Lo primero que tenemos que dejar claro puede resultar en cierto modo evidente, pero no está de más hacer hincapié en ello: cuando los padres residen en países diferentes no se puede fijar a favor del progenitor no custodio el mismo régimen de visitas. Es decir, no puede darse la custodia compartida ya que no se cumple el requisito de que los progenitores vivan cerca.

En esta línea, cuando no hay acuerdo entre los progenitores es el juez quien ha de establecer cuándo, cómo y dónde se ejerce ese derecho de visitas. Un derecho y también una obligación, pues hay una obligación de que los padres se relacionen con los hijos. Este derecho-obligación se establece fijando detalles como la frecuencia de las visitas y su duración y determinando quién asumirá el gasto de los desplazamientos. Todo se hace teniendo en cuenta factores como: la edad del menor, la distancia, las molestias y condiciones del viaje, las circunstancias personales, familiares y profesionales de los progenitores, su disponibilidad horaria y personal para viajar y sus recursos económicos.

Puede darse el caso, y suele ser bastante habitual, que para compensar la dificultad que entraña la distancia se amplíen las visitas. Es decir, que éstas se compacten dada la lejanía entre los padres. Sobre todo, teniendo en cuenta que no habrá visitas estándar de fin de semana alterno, día entre semana y la mitad de las vacaciones escolares.

El interés del menor, siempre por delante

Atendiendo a nuestra jurisprudencia y a la experiencia profesional que avala a ICN LEGAL, podemos decir que cualquier régimen de visitas que entorpezca la relación del menor con su progenitor no custodio será contrario al interés del primero. Para que el tema económico no suponga un inconveniente, la doctrina del Tribunal Supremo establece que se ha de hacer un reparto equitativo de las cargas económicas y personales de dedicación al traslado, es decir, a los desplazamientos de un país a otro.

Para cualquier duda al respecto no dude en solicitar una consulta con nuestros abogados exjueces expertos en derecho de familia internacional.

931 596 272